COVID-19: ¿Realmente se está cerrando la brecha del oxígeno en el Perú?

0
Compartidos

El presidente Francisco Sagasti aseguró este martes que “poco a poco y de manera segura” se está cerrando la brecha de falta de oxígeno en el país, luego de que se concretó la donación de 20 toneladas diarias de oxígeno de la empresa Southern Perú en Moquegua.

El mandatario destacó el trabajo conjunto y el apoyo del sector privado, organizaciones civiles y la cooperación internacional para afrontar la situación, pero lo cierto es que la crisis del oxígeno en el país parece estar lejos de acabar.
En plena segunda ola de la pandemia del COVID-19, en el Perú se necesitan al día 110 toneladas de oxígeno adicionales a las 400 toneladas que producen las 134 plantas que hay en el país, de las cuales 41 fueron donadas por el sector privado. Se requieren 510 toneladas al día en el país para atender a los pacientes con el virus.
Las 20 toneladas que producirá Southern se distribuirán en 14 hospitales, nueve de los cuales están en el sur y centro del país, y cinco en Lima. Esta donación equivale a 15,080 balones de oxígeno de diez metros cúbicos que permitirán atender 1,050 camas de hospitalización o 500 camas UCI.

Es un valioso aporte que se suma a la importación de diversos lugares, empezando por el gobierno de Chile, que entregará 40 toneladas semanales de oxígeno líquido, que también se concretó con la ayuda del sector privado.

Pero ya hay 39 hospitales del país en riesgo de quedarse sin oxígeno medicinal y 16 ya no tienen este elemento vital para salvar vidas de pacientes con COVID-19, según la Defesoría del Pueblo.

El problema principal está en la burocracia estatal. En 2020, el Ejecutivo aprobó 11 proyectos para comprar plantas generadoras de oxígeno por un total de S/27 millones a cargo de los gobiernos regionales. Pero a la fecha, solo se ha ejecutado el 22% de lo asignado, según un análisis de la Asociación de Contribuyentes del Perú. Solo se puso instalar una de esas 11 plantas que estarían produciendo hoy 300 balones de oxígeno diarios que salvarían muchas vidas.

Así y todo, en medio de la actual campaña electoral hay candidatos que insisten en darle el monopolio absoluto de la salud al Estado.
Desconcentrando la Digemid
En medio del drama por la falta de oxígeno, las personas hacen largas colas para recargar balones y pagan precios exorbitantes, a lo que se suman las trabas que pone la Digemid (Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas) para importar concentradores, que ha hecho que los precios de estos equipos se disparen por las nubes. Un concentrador puede costar US$850 (un promedio de S/3,000, pero en redes sociales ahora se venden hasta en S/17,000).

Estos concentradores se implementarán en los centros de primer nivel de atención, pero también pueden usarse en las viviendas, ante la falta de balones de oxígeno. Para ello se le ha pedido a la Digemid que facilite el ingreso al país de estos equipos. Ante las críticas, este organismo del Minsa dice que ya dio 277 autorizaciones de importación excepcionales para personas jurídicas con receta médica y 221 autorizaciones a empresas registradas.

No más muertes por la falta de oxígeno
Ante una posible tercera ola, la Defensoría del Pueblo y el Colegio Médico han pedido que cada hospital del país cuente con una planta de oxígeno. Esa debe ser la prioridad del gobierno a partir de ahora, porque la ineficiencia y las trabas burocráticas del aparato estatal están costando la vida de miles de peruanos. No se puede volver a cometer los mismos errores de estos 11 meses y desde ya se deben implementar las estrategias para importar o construir plantas de oxígeno y comprar concentradores.

Fuente: Perú 21

Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here