[ VÍDEO ] Perú Debate 2021 presentó en Piura propuestas en descentralización, agroexportación y lucha contra la pobreza para que los partidos lo incorporen a sus planes de gobierno

0
Compartidos

 

Aportes  a los planes de gobierno y plazos a ser cumplidos por las próximas autoridades electas  se presentaron en el Seminario Perú Debate 2021, coorganizado con la Universidad de Piura.

Piura, 11 de febrero de 2021.- En el marco del proyecto Perú Debate 2021, se presentó en Piura las propuestas para que los partidos políticos fortalezcan sus programas de gobierno en temas de descentralización, protección social y lucha contra la pobreza, agroexportación, medio ambiente y cambio climático.

Perú Debate 2021 es una iniciativa de 6 instituciones de la academia y la sociedad civil, quienes han elaborado 20 documentos de política a fin de fortalecer las capacidades de las agrupaciones políticas, elevar el nivel del debate electoral y conocimiento de la población de cara a los comicios, así como proponer una hoja de ruta de acciones que la próxima administración gubernamental podría realizar a 100 días, 1 año y 5 años de gestión.

Sobre el tema de descentralización, Daniel Barco, economista del Banco Mundial, recordó que el Perú fue testigo de un acelerado proceso de descentralización, el cual se estancó cuando el referéndum de 2005 truncó el proyecto de creación de las macrorregiones.

Señaló, además, que existe una formulación poco precisa de las competencias y funciones de cada nivel de gobierno y que los recursos propios de los gobiernos subnacionales son escasos debido a que la recaudación fiscal es extremadamente centralizada.

Ante dicho panorama, planteó una «solución integral» con los siguientes componentes: (1) una metodología para clarificar las funciones de gasto, (2) replantear casi por completo los ingresos de los gobiernos regionales y (3) reformar el FONCOMUN, complementada con una flexibilización en el uso del canon.

Al comentar la ponencia, Humberto Correa, catedrático de la Universidad Nacional de Piura (UNP), refirió que el documento presentado por Barco “nos hace reverdecer  y poner en la agenda dicha problemática”, para seguir adelante en el tema de la descentralización y sobre las reformas en torno a qué debería ocuparse cada nivel de gobierno.

“Las regiones deben ser esas unidades descentralizadas, base del proceso de descentralización y planificación. Debemos seguir trabajando en torno al tema, para ver los aspectos de convergencia y sostenibilidad de los recursos propios que podrían generarse desde ellas”, agregó.

A su turno, Norma Correa, investigadora  de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). (PUCP), sostuvo que  las políticas de superación de la pobreza enfrentan un doble desafío: por un lado, atender al cerca del 20% de la población que no logró superar la línea de la pobreza monetaria durante los años de bonanza económica; y, por otro lado, que las políticas de superación de la pobreza incorporen como público objetivo a los sectores vulnerables que corren el riesgo de recaer en la pobreza, lo cual implica atender un vacío largamente pendiente en la política social peruana: respuestas dirigidas a los pobres y vulnerables en las ciudades.

Al respecto, se plantea garantizar un compromiso  sostenible al más alto nivel del Ejecutivo para la lucha contra la pobreza, que afecta al 20 % de la población, y erradicar la pobreza extrema que subió a 6,3 % en 2020.

Asimismo, junto a las medidas de reactivación económica, deben implementarse acciones para la reactivación social que prioricen los sectores más golpeados por la pandemia. También se sugiere mejorar los sistemas de información de hogares, así los programas sociales existentes podrán optimizarse y asegurar mayor efectividad y calidad, así como introducir políticas de empleo para cumplir sus objetivos.

Agroexportación y Medio Ambiente

Por su parte, Carlos Heros, especialista del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico (CIUP), refirió que la agroexportación ha presentado un crecimiento importante durante el período 2000-2020 y su generación de divisas pasó de 627.6 millones de dólares en 1998 a 6291.9 millones en el 2018 (FAO, 2020).

Sin embargo, este boom exportador solo se ha concentrado en aquellos que cuentan con un mayor capital para invertir y gestionar recursos en productos que requieren alta tecnología e inversión.

En ese sentido, para considerar a la agroexportación como un motor de desarrollo, se propone la creación de Plataformas de Servicios para la Competitividad e Integración al Mercado Exterior de la Pequeña Agricultura Familiar (PAF), con presencia en al menos 8 regiones y que se encarguen de la gestión de las compras insumos y contratación de servicios agronómicos, el acercamiento y enlace de productores con entidades financieras y compradores del mercado exterior, el acompañamiento a los productores en gestión productiva y de negocios, etc.

Finalmente, Iván Lanegra, secretario general de Transparencia, señala que «aunque hay resultados relevantes en la política ambiental, incluyendo el campo de la evaluación ambiental, la fiscalización, el manejo de los recursos hídricos, los bosques y las áreas naturales protegidas, los logros resultan aún insuficientes para resolver satisfactoriamente los principales problemas ambientales y climáticos».

Según Lanegra, un factor clave que explica este resultado es el modelo de desarrollo muy dependiente de las actividades extractivas, priorizado e impulsado por las elites económicas nacionales e internacionales en un contexto de gran desigualdad social. Entre sus opciones de política figuran mejorar el diseño de las políticas ambientales y climáticas, fortalecer las capacidades de las autoridades ambientales, entre otros.

Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here