Siete de cada 10 peruanos han visto afectada su salud mental durante pandemia

0
109

El 70% de peruanos ha visto afectado, de una u otra manera, su salud mental durante la pandemia del coronavirus, según estudios preliminares del Ministerio de Salud (Minsa), en los que se reporta un incremento significativo de casos de ansiedad.
“Actualmente siete de cada 10 peruanos estamos atravesando por un problema de salud mental. Los primeros estudios al respecto, en base a encuestas poblacionales, nos indican que los síntomas de ansiedad son los que predominan”, detalló la médico psiquiatra del Minsa, Kelly Castro.
La experta, quien es jefa del Centro de Salud Mental Comunitario de la Universidad San Marcos, comentó que la línea telefónica 113, opción 5, registran un mayor número de llamadas con síntomas “relacionados a la ansiedad”, que la mayoría de la población identifica como “estrés”.
La necesidad de adaptarnos y el gran miedo a contagiarnos con coronavirus o que nuestros seres queridos se enfermen ha provocado que muchos desarrollen ansiedad, comentó.
Dicho estado se incrementa cuando se perdió el empleo, se abandonó los estudios, cuando se debe hacer un mayor número de labores en casa y no saben cómo dividirse; «se sienten agobiados y asustados».
“A muchas personas nos cuesta mucho trabajo adaptarnos. Al intentar estar siempre bien o hacer las cosas de la mejor manera y no siempre poderlo, aparecen los síntomas de ansiedad”, detalló la experta durante el programa Saludable Mente de Andina Canal on line.
Pero no se trata solo de sensaciones desagradables, aclara la doctora. La gente con ansiedad presenta síntomas físicos como dolor de cabeza, opresión en pecho, palpitaciones o problemas gastrointestinales, como diarrea o estreñimiento sin razón alguna.
“Es importante entender que estas personas no están fingiendo; tampoco pueden cambiar su situación con solo tener ganas. La persona realmente padece de estos síntomas, aunque a veces se haga un estudio, incluso de laboratorio, y no se encuentre una razón aparente para ello”.
Ante esta realidad, la doctora Castro pidió ser cautelosos y no juzgar a quienes reportan dichos síntomas. “Recién en consulta con un especialista se va armando el cuadro clínico que nos indica que estamos ante un caso de ansiedad o de un trastorno adaptativo a la situación actual. Mientras llegue ese momento, lo importante es escuchar a quien los padece.
Primeros auxilios
A fin de mejorar nuestra estabilidad emocional y afrontar de mejor manera la pandemia por coronavirus, el Ministerio de Salud fomenta actualmente el concepto de autocuidado.
“Esto tiene que ver con las herramientas que podemos ir desarrollando todas las personas, sin necesidad de tener un conocimiento muy profundo en salud mental, para poder ayudarnos a nosotros mismos y ayudar a nuestras familias”, explicó la experta.
En este marco de cuidado permanente se incluyen los primeros auxilios de salud mental, que son esenciales en situaciones de crisis y grandes cambios como el que experimentamos ahora mismo.
Estas herramientas ofrecen apoyo a quienes padecen ansiedad u otros trastornos emocionales. Pueden ser dados por la propia familia o personas de gran confianza para el paciente.
Se inician con la escucha activa del problema que los aqueja, una escucha que involucra no solo oír, sino mirar con atención, revelando empatía, esa capacidad de ponerse en lugar de la persona que sufre.
“Debe haber cercanía física si hablamos de personas que están con nosotros en casa, pero también puede darse un apoyo de modo virtual, demostrando que en ese momento estoy para ti”, anotó la psiquiatra.
Respiremos profundo
Si a pesar de la conversación franca y prolongada la angustia no cesa, se puede aplicar el segundo paso de los primeros auxilios de salud mental. Este consiste en trabajar una respiración profunda, que debe efectuarse por lo menos unas tres veces, a fin de volver a conectarnos con el presente y alejar la sensación de miedo descontrolado.
Para ello se inhala el aire por la nariz hasta que el estómago se hinche lo más que pueda. Se retiene unos segundos y luego se exhala dejando salir el aire por la boca. Esto se repite hasta lograr relajar el cuerpo.
Si la persona requiere aún mayor intervención para lograr conectarse con ella misma, la experta recomendó apelar, como tercer consejo, a la activación de los sentidos, uno a uno.
“Se puede comenzar con el oído, luego el gusto, el olfato, el tacto. De repente se puede empezar con la vista y para conectarme con mi presente puedo localizar algunos objetos que estoy viendo en ese momento donde me encuentro o estoy haciendo la crisis: mi dormitorio, en el resto de la casa”.
Es importante pedirle a la persona que reconozca lo que está viendo, uno, dos o tres objetos. Que los mire y defina. Y luego pasar a otro sentido, como el oído. En ese momento puede identificar qué está oyendo: un carro, el llanto de un niño. Luego seguimos con el olfato, oliendo algo que le guste, un perfume, por ejemplo. Todo para ir recuperando el presente y su ritmo.
La jefa del Centro de Salud Mental Comunitario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos comentó que algunos casos de ansiedad podrían requerir atención especializada.
La persona de mayor confianza o que está tratando de calmarnos podría buscar esa ayuda, ya sea de forma presencial o por teléfono. Puede comunicarse con los centros de salud mental comunitarios directamente, a través del directorio general del Ministerio de Salud.
“Recordemos que los centros de salud mental comunitarios se distribuyen en todo el país, tenemos más de 150. Estos han incorporado la atención a nivel presencial como también la modalidad a distancia”.
La otra opción es comunicarse con la línea telefónica 113, opción 5, que atiende las 24 horas.
“Allí recibirán una adecuada orientación o, de lo contrario, los derivarán con el centro de salud mental comunitario más cercano a su jurisdicción porque ahora el tratamiento de salud mental tiene un enfoque más territorial”, detalló la experta.

Fuente:Andina.pe

Shares