[Roxana Seminario] Fiesta democrática en pandemia

0
Compartidos

Cuánta nostalgia hemos sentido, hoy, en esta fiesta democrática que hemos celebrado en pandemia. Pero a pesar de las restricciones y recomendaciones, los ciudadanos peruanos acudieron, a los centros de votación desde muy temprano, para formar largas colas y ejercer su derecho de sufragio.

La pandemia nos ha impedido quizá estar en los parques, plazas y plazuelas esperando o viviendo con algarabía de esta gran fiesta porque todos hemos sentido temor o miedo al contagio por las aglomeraciones de gente que no respeta o no espera con paciencia a que los locales abran sus puertas, a que las mesas se vayan instalando y que los miembros de mesa den por iniciadas las votaciones.

Hoy, 11 de abril los peruanos apostamos por un gobierno honesto, firme y decidido para hacer frente a la corrupción, pero sobre todo a esta crisis sanitaria que nos está arrebatando, de nuestro lado, a miles de familiares y amigos que reclaman en los hospitales atención, camas Uci o simplemente, oxígeno.

Hoy, los peruanos nos hemos comprometido con aquella persona que salga elegida a brindarle apoyo, a reclamar consensos, a exigirle respeto por la dignidad humana y a pedirle que cumpla con todo lo que ha prometido. No sabemos todavía si habrá o no segunda vuelta, pero lo que sí sabemos es que el próximo presidente del Perú tiene que devolvernos la esperanza en creer que hay gente buena, capaz y proba de enrumbar los destinos de nuestro amado país. El nuevo presidente del Perú, será el hombre o la mujer que se encargará de hacernos gozar a más no poder la gran fiesta del Bicentenario de la proclamación de nuestra Independencia. Será el encargado/a de devolvernos la confianza en las autoridades locales y regionales que pugnan por ser reconocidas por sus obras, pero que se equivocan en su intento, simplemente porque no son capaces de mejorarnos la vida, aunque sea en lo mínimo necesario.

Hoy, para el Perú y para los peruanos, es un día histórico porque a pesar de la pandemia, los peruanos han demostrado su civismo y su responsabilidad ciudadana de elegir a sus representantes, desde los más jóvenes hasta los más ancianos (que ya no estaban obligados a sufragar, pero se han hecho presentes). Aquí, allá y en el extranjero los peruanos han dicho, “no hemos perdido la fe” porque creemos que todavía hay algunos peruanos que pueden gritar: “ El Perú es libre de la corrupción, libre de la viveza criolla, libre del rencor entre los peruanos, libre del odio que no nos deja avanzar, libre de la mediocridad y libre de la delincuencia, somos libres por la voluntad general de los pueblos y por la justicia de su causa que Dios defiende!

Hoy, los peruanos hemos hecho un juramento y compromiso con el Perú, salga quien salga elegido será respetado y valorado como nuestro representante ante el mundo, pero le enseñaremos que el Perú es un país que se respeta y que no permitiremos que se le denigre por ningún motivo. ¡VIVA EL PERÚ! ¡VIVA LA DEMOCRACIA!

Compartidos

Dejar respuesta

Ingresar comentario
Por favor ingresar su nombre