Los problemas medioambientales generan un daño psicológico grave en la población que los vive. Se trata de la ecoansiedad, una enfermedad que genera sentimientos de temor y angustia frente a los impactos del cambio climático en el planeta y la ocurrencia de desastres naturales. En Piura, las fuertes precipitaciones, según la psicología, estarían afectando la salud mental y emocional.

Los grupos etarios más afectados son los niños y adultos mayores. Ante este problema de salud mental pública, el Hospital Especializado San Juan de Dios viene trabajando por mitigar los efectos adversos de la ecoansiedad con tratamientos, consulta presencial y teleconsulta.

El director médico del nosocomio, Diego Neyra, refirió que la ecoansiedad consiste en interiorizar los grandes problemas medioambientales que afectan al planeta generando secuelas psicológicas en algunas personas. “Experimentar situaciones de emergencia por desastres naturales genera desde reacciones emocionales intensas y alteración del estado de ánimo, hasta casos críticos como estrés postraumático, trastorno de ansiedad, depresión y crisis psicóticas”, explicó Neyra.

Cuando la catástrofe ambiental ya te afectó: la solastalgia

A diferencia de la ecoansiedad, la solastalgia es un cuadro típico de ansiedad o trastorno psicológico que afecta a personas o grupos poblaciones que han experimentado cambios destructivos en su comunidad o entorno geográfico debido a desastres naturales. Por ello, experimentan reacciones emocionales intensas en base a la experiencia vivida. Con estas personas el trabajo psicoterapéutico debe ser especializado, inmediato y a largo plazo para la recuperación.

Los síntomas de la ecoansiedad

Este trastorno, que afecta con mayor intensidad a personas preocupadas por el medio ambiente o afectadas por los daños que ocasionan los desastres naturales. Presenta los siguientes síntomas: cuadros ligeros de ansiedad, estrés prolongado, alteraciones del sueño, nerviosismo, pánico y temor permanente, entre otros. Incrementando la angustia de vivir en riesgo permanente, afectando las conductas y las relaciones humanas.

En los casos más graves, apunta Neyra, la ecoansiedad puede provocar sensación de ahogo, dolor y aflicción del pecho o, incluso, fuerte estado de depresión. La gravedad en este punto radica en que las personas expresan fuertes sentimientos de culpa por la situación del planeta, los cuales llegan a agravarse si existen familiares descendientes (hijos, nietos).

¿Cómo superar la ecoansiedad?

Para el director médico del Hospital San Juan de Dios, los efectos de la ecoansiedad se pueden minimizar con un tratamiento oportuno y especializado. “Nosotros trabajamos la regulación emocional ante los propios impulsos, desarrollando la resiliencia para afrontar las adversidades; es decir, buscamos que las personas vean la parte positiva de cualquier hecho caótico”, señaló Neyra.

Respecto a reducir el sentimiento de culpa, el especialista sostuvo que se induce a la persona a buscar oportunidades de mejora en su estilo de vida, para que sea más sostenible. “Se promueve la educación contra el cambio climático, conocer la problemática, interiorizar las causas y las terribles consecuencias para generar conciencia y reales cambios de actitud”, complementó.

Tomar conciencia sobre el problema implica hacer de un ecologista médico: promover el consumo responsable de los recursos. Practicar la movilidad sostenible (por ejemplo, recoger plásticos del suelo mientras hago ejercicio) puede ser una forma de empezar.

Medidas en casos crónicos

Para las personas con diagnóstico de trastorno mental crónico, el Hospital San Juan de Dios brinda consejería especializada, para que afronten junto a sus familiares el estrés causado por los desastres en su hogar. “Tratamos de mitigar los comportamientos tensos e irritables a través de la consulta y el tratamiento farmacológico. Así, se evitan afectaciones severas”, manifestó.

“Nuestro auxilio psicológico empieza por la escucha responsable con mensajes empáticos, siendo tolerantes y comprensivos en todo momento”, agregó Diego Neyra.

¿Cómo proteger nuestra salud mental en el momento del desastre?

A opinión de los especialistas primero debemos aceptar la realidad del daño y reconocer que el tiempo de recuperación será a largo plazo. “Dependerá del grado de afectación experimentado. Cada persona tendrá su propio proceso de recuperación, lo importante es que reciba atención de oportuna y especializada como se brinda en el HESJD”, recalcó el director médico.

Por otro lado, Neyra recomendó que, si una persona está tratando una afectación mental, la familia por ningún motivo, debe abandonar el tratamiento. En el caso de los niños y adultos mayores, los padres o cuidadores deberán trabajar en el vínculo seguro, evitar la angustia y generar el apoyo slidario frente al desastre. “Logremos recuperar la estabilidad, conciencia y autoestima, evitando afectar su desarrollo físico, mental”, finalizó.

Contacto

Para reservar consulta ambulatoria en las especialidades psiquiatría, psicología clínica, tratamiento de adicciones, medicina general, atención adulto mayor (medicina familiar) comunicarse a: (073) 282730 y 964490947 | 966219985.

Cabe resaltar que el servicio se recibe después de haber programado la cita en consulta previo pago. Asimismo, la consulta puede ser a través de dos modalidades: presencial en su local de Castilla (Av. Cayetano Heredia 210) o vía remota (Teleconsulta | Videollamada), de lunes a sábado desde las 08.00 am. Más información en www.sanjuandedios.pe/hospitalpiura

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí