back to top
21.8 C
Piura

EVENTO PATROCINADO - Telf: 951607154

08jun2:00 am2:00 am¡Celebra el DÍA DEL PADRE en el CUMBIA FEST de EL TAMBO con Los Caribeños de Guadalupe y más!Concierto masivo por el dia del padre, este Domingo 16 de Junio desde la 1:00 de la tarde

La seguridad sin ruta ni destino

Published:

Por: Kelly Gianina Rojas Ruiz

La tasa de criminalidad en el Perú va en aumento. Según la Policía Nacional del Perú- PNP, hay 26,652 robos registrados en el primer trimestre de este año 2023; delitos informáticos de 930 denuncias en el año 2019, ahora hay 7 mil 734; extorsiones en lo que va del año, hay 7 mil 747; homicidios un total de 2 mil 474. Ante estas cifras de alarma, ¿qué hacen los organismos que conforman el Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana – Sinasec? Y mucho más ahora que finaliza el año y la población seguramente se reunirá para disfrutar su 31.

El 21 de diciembre de este año se emitió el Decreto Legislativo Nº 1618- 2023, que actualiza la Ley Nº 27933, Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, con el objetivo de garantizar una convivencia pacífica, la erradicación de la violencia interpersonal y la utilización libre de miedos en los espacios públicos. Al analizar este decreto, podemos observar que no se ha cumplido la Ley Nacional de Seguridad Ciudadana y mucho menos articulando sus acciones.

Respecto a los componentes del sistema, una de las funciones del Consejo Nacional de
Seguridad Ciudadana -Conasec, es promover la investigación, innovación en coordinación con los observatorios a nivel nacional, en materia de seguridad y temas afines, conformar mesas de trabajo participativas integradas por profesionales destacados en materia de seguridad ciudadana que brinden aportes técnicos y académicos; presentar al Conasec el informe anual de evaluación de la política y/o plan nacional; Sin embargo, no se ha cumplido y las escasas iniciativas no tienen resultados positivos.

La Dirección General de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior como Secretaría
Técnica del Conasec, debería aprobar anualmente la relación de distritos priorizados que
incorporen factores sociodelictuales para intervenciones en seguridad ciudadana desde el
Sinasec, contando dichos distritos con una bonificación excepcional para sus postulaciones al Fondo Especial de Seguridad Ciudadana; no vislumbramos ninguna información fehaciente que nos dé indicios de la situación real de cada distrito.

Los comités regional, provincial y distrital no se pronuncian respecto de la coyuntura actual del país y no nos demuestran cuál es el trabajo que supuestamente han realizado.

Los planes de acción tanto distrital, provincial y regional deben ir articulados con el Plan de
Desarrollo Concertado respectivo y la Política Nacional Multisectorial de Seguridad Ciudadana al 2030 – la misma cuyas causas directas no tienen ni pies ni cabeza, no se ha llevado a cabo correctamente el análisis para elaborar el árbol de problemas, objetivos y alternativas – para llevar a cabo un efectivo monitoreo con datos fidedignos que nos permitirán elaborar estrategias para mejorar la labor desplegada y llegar al objetivo de brindar un espacio seguro a los ciudadanos donde puedan vivir con calidad; tampoco de esto podemos dar fe. En las calles cada día roban, matan y parece que no se les ocurre más que actualizar políticas, documentación meramente formal, ya que no acuden al campo de acción para poder poner en marcha un programa piloto que podría ser en alguna de las zonas más vulnerables como en el sector La Selva en Sullana o Manzanilla en Lima Cercado. Si las acciones fueran planificadas con sustento técnico, en sinergia y articulación, otra sería nuestra realidad, pero cada quien se lanza por su lado; así también, actúan sin acudir a la gerencia social, es decir, no han realizado una línea basal, un diagnóstico de cómo nos encontramos para en base a ello y con datos concretos podamos actuar y así comparar el antes y el después. No articulan con todos los miembros del Sinasec. Se conforman con meros estados de la cuestión – acuden a internet y hacen trabajo de gabinete- pero no van a la fuente, no realizan metodología científica en situ,
no conversan con los directamente afectados.

Asimismo, el Plan Nacional de Seguridad Ciudadana está totalmente desfasado. De igual
forma, no se menciona en ningún acápite, a la familia como eje para una vida en armonía y
pacifismo. Recordemos de dónde vienen todas las personas que delinquen, pues de una
familia. Entonces si queremos ciudadanos de bien, formemos ciudadanos de bien. La solución no va por más cárceles o por penas mucho más severas – que al final nos entregan a delincuentes doctores en criminalidad- sino por apostar por las familias, formar a los padres e hijos de manera integral, para que tengan una escala de valores y ética y así, puedan desempeñarse sanamente sin buscar el facilismo. Hacer un trabajo de sensibilización, podría ser con círculos de calidad, escuelas para padres, talleres formativos, que podrían ser incluidos en los planes de acción.

Por otro lado, el Decreto Legislativo 1605- 2023 que modifica el código procesal penal, tan
cuestionado en su art. 67 y art. 230, en realidad serían una muy buena iniciativa si los policías demostraran su deontología profesional, es decir, el artículo 67 otorga a la PNP el deber de realizar las diligencias de una investigación previamente habiendo comunicado al fiscal con inmediatez. Esto sería muy factible si partiendo del hecho de actuación con ética, los señores policías no se aprovechen del contexto; así como, en el artículo 230 donde se menciona la interceptación de las comunicaciones, tanto celulares, laptops e inclusive internet, esto también podría ser muy bueno, para resolver los delitos cibernéticos, si el gobierno de turno no ostentara poder en contra de sus detractores, ya que, se podría utilizar para perseguir a quién le es osado para el gobierno, precisamente por su comportamiento ético, en defensa de los derechos de las personas y la actuación transparente. En suma, este decreto podría aportar cambios positivos, dependiendo de la actuación de la policía.

Además, en cuanto a los delitos cibernéticos, faltan, investigadores con capacitación para
perseguir digitalmente a los delincuentes, es decir los delitos de ciberdelincuencia,
generalmente quedan impunes, debido a que no existiría ningún imputado conocido y no se
hacen peritajes – en realidad considero que es por la poca capacidad de los policías en este
tema y por su actuación en desmedro ético. Para muestra un botón. Presenté una denuncia
en el 3er Despacho Provincial de la Fiscalía Corporativa Especializada en Ciberdelincuencia de Lima Centro. La denuncia fue por acceso ilícito a mi laptop, celulares y a mi conexión de
internet; sin embargo, nunca se llevó a cabo ninguna audiencia y los medios probatorios nunca fueron sometidos a peritaje, ya que, se esperaba que en la audiencia se presenten más pruebas, pero nunca fui notificada. Según la fiscalía, envió una notificación al centro de Lima – donde vivía por aquella época- la cual supuestamente fue recepcionada y firmada por mi hermano, pero resulta que ninguno de mis hermanos vivía conmigo y la señora venezolana que se encargaba de la casona, no me entregó ninguna notificación. Ahora el caso está archivado pero el problema sigue. En tal sentido, en el ámbito de seguridad ciudadana también el Ministerio Público debe actuar con ética, de lo contrario todo el trabajo de la PNP será en vano. Mejorar la logística y formarse con actuales conocimientos técnicos es muy loable, pero lo es mucho más formar la conciencia para una actuación coherente; así como, en las escuelas para suboficiales se deben colocar cursos de ética para que le enseñen al aspirante a policía que debe valorar su dignidad y no rebajarse a pedir coima.

Por otro lado, las personas que purgan penas en las cárceles en las cuáles hay hacinamiento, deberían tener mejores programas de resocialización para que aprendan a construir una nueva vida, quizá el aporte de la empresa privada pueda ayudar. Hay un abanico de posibilidades que debemos ponderar, pero no sentarnos a decir, hay que hacer réplica, copiar un modelo de otro país. Debemos ser originales, construir nuestro propio modelo, por supuesto, nutriéndonos de los modelos de los demás, pero aplicándolos de acuerdo a nuestra realidad.

En esta noble tarea, todos los miembros del Sinasec, deben apoyar y fortalecer sinergias. El Ministerio de Educación puede encargarse del enfoque transversal de valores, retomar
algunos cursos como el de filosofía, para enseñar a los adolescentes a pensar; El Ministerio de Relaciones Exteriores debe colocar mayores filtros, control para el ingreso de extranjeros al Perú. Varios de ellos son delincuentes con un gran historial prontuario, por ello una organización criminal como el tren de Aragua pudo ingresar a nuestro territorio. Todavía recuerdo cuando en el gobierno de Vizcarra, este señor nos hizo creer que ingresar a los venezolanos a nuestro Perú, era tener solidaridad con ellos por provenir de un país con dictadura e inclusive varias periodistas hasta lloraron en cámaras por supuestamente estar afligidas por la situación de los venezolanos – y por qué no lloran por los niños peruanos que viven en los cerros sin agua ni luz- no obstante, este ingreso a nuestro país de tantos extranjeros nos ha costado lágrimas de sangre porque ahora la tasa de criminalidad aumentó considerablemente y cada día incrementa el miedo y es la delincuencia quien va ganando terreno, gracias a nuestros malos gobernantes. Además, varios peruanos han perdido su trabajo porque extranjeros fueron contratados con un pago menor. Amigo lector piensa bien a quien le vas a dar tu voto porque luego las consecuencias las vas a sentir en las calles y en tus bolsillos y mucho más si no tienes un trabajo formal y no recibes mensualidad. Aprende a ser consciente de tus decisiones, también es tu responsabilidad nuestra crisis.

En ese orden de ideas, los decretos para el estado de emergencia, primero el Decreto Supremo 105-2023-PCM, promulgado el 19 de septiembre de este año 2023, para Sullana, San Juan de Lurigancho y San Martín de Porres y luego el Decreto Supremo Nro. 132-2023-PCM, prorrogado a partir del 08 de diciembre de 2023 hasta el 05 de febrero de 2024, para los departamentos de Huancavelica, Cusco, Junín, Ayacucho, no vislumbran planificación ni articulación. No existe una información fidedigna sobre el mapa delictivo de cada departamento y sus respectivas provincias. No conocemos a la fecha los resultados de estas iniciativas.

Finalmente, se debe dar paso a quienes realmente tienen la preparación técnica para actuar, no permitir que continuemos sin ruta ni destino en un tema tan crucial como lo es, la seguridad ciudadana, considero que sería muy bueno colocar al Perú en manos idóneas, no para llegar a practicar y aprender, sino para poner en práctica lo que ya conocemos.

Said Carmona
Said Carmona
Comunicador social, apasionado por la redacción periodística y la investigación. También me encanta el periodismo deportivo.

Deportes

spot_img

Publicaciones recientes

AGENDA DE JUNIO