PUBLICIDAD Cel/whatsapp 951607154

Taller de Marketing Digital ¿ Buscas likes o clientes ?
Aprenderás a usar la Big Data de Facebook Ad y Google Adwords para buscar y enviar publiciadad a tus clientes
24 de Noviembre en el Hotel Los Portales
Presencial - En línea
Ver vídeo

Por: Gabriel Rodriguez Arambulo
El día de ayer me desvelé haciendo un esfuerzo por escuchar las barbaridades del Sr. Butters en su programa de televisión, en el cual junto a sus invitados, el Sr. Araoz y la Sra. Schaeffer, exponía “sus razones” por las que la pena de muerte debe ser implantada en nuestro país. Repetía con un acento lleno de odio más que de razón, que el que viola un niño no merece vivir, quién roba un celular merece estar muerto, y que el sicario que mata por un puñado de dinero también merece la muerte. Todo un verdugo de la justicia, pero un verdugo muy selectivo, indicio (psicológico) o premonición de lo que podría suceder con el manejo de las penas en un país con altos índice de corrupción institucional, porque lo curioso (léase hipócrita) es que para nada se refirió qué tipo de muerte se merecían aquellos miembros del clero católico que violan a niños y jóvenes, y que son mediáticamente protegidos por individuos como el mismo Butters. Ahora, los argumentos de Butters todos los argumentos a favor que se pueden leer en redes, y como el mismo proyecto de ley que solo contempla las violaciones a menores de 7 años, es decir, “soluciona” una pequeñísima parte del problema, y deja de lado muchos delitos contra la mujer. En síntesis, un proyecto de ley ultraconservador.

En otro tema, varios piuranos se han sentido indignados ante lo dicho por el Presidente Kuczynski sobre la reconstrucción: “ladran, gritan, pero avanzamos”, frase que ha sido enfilada hacia la oposición, no me cabe duda, haciendo una defensa cerrada hacia el trabajo de los ministerios, desde los cuáles se está canalizando los recursos para la reconstrucción dada la DEMOSTRADA INCAPACIDAD de los gobiernos regionales para emplear de manera eficiente y honesta los recursos de todos los peruanos. Los gobernadores y alcaldes han argumentado que el Sr. De la Flor no era de su agrado; eso, Sí es insultante. Lo más curioso (léase nuevamente hipocresía), es que varios indignados con el “soez lenguaje” del presidente peruano, avalan, gozan y reproducen los improperios de Donald Trump, sobre todo cuando se dirige hacia los latinos. Personalmente, antes de indignarme con PPK, estoy más indignado por la incapacidad de nuestras autoridades, y la desidia de mis paisanos que si son perros que ladran pero nunca muerden (lo cual tengo ampliamente documentado).
Otro grupo de personas se ha indignado por la última portada de la Revista Caretas en la cual junto a la frase “67 años con las manos limpias” grafica dos prótesis en alusión directa al congresista Galarreta, quien pidió un boicot publicitario para la Revista por el hecho de no haber censurado la última columna de La China Tudela, de Rafo León, en la cual agrede verbalmente a las congresistas de Fuerza Popular. Unos opinan que la revista se excedió, otros que Zileri no lo hubiera hecho, y otras críticas. El asunto es que la minusvalía no es un complejo, el complejo está en nuestra mente. La mayoría de minusválidos no desean ser tratados como personas con incapacidad física o mental, simplemente tienen una desventaja física; además, Galarreta no aprovecha su minusvalía para arremeter contra la libertad de expresión. Y, cabe anotar la indignación selectiva de la congresista Chacón quien calla ante tantos hechos de violencia contra la mujer, pero cuando tocan a las mujeres de su bancada pega el grito al cielo y se activa la prepotencia y el autoritarismo, marcas registradas de la bancada naranja. Si se siente tan indignada por el mal trato a la mujer, por qué no le pide a su esposo que deje de financiar y asesorar al misógino de Butters, o en todo caso porque no le dice a su colega de bancada que amplié la pena de muerte para todos los violadores?
Nos tomamos las cosas muy personales. Para ser occidentales y vivir en democracia nos hace falta una gran dosis de tolerancia, menos hipocresía y menos estupidez. Justamente la intolerancia hizo que el año 2015 doce (12) personas que laboraban para el semanario satírico francés Charlie Hebdo, fueran cruelmente asesinadas por fundamentalistas islámicos, o sea por intolerancia religiosa. Justamente la sátira caricaturesca es un género literario burlesco que toma situaciones de la vida real y las grafica exponiendo una indignación tratando de desenmascarar las hipocresías, falsos discursos, abusos de poder y sesgos malintencionados a través de la ironía y el sarcasmo. Tenemos todo el derecho a indignarnos, pero, lo que no podemos o no debemos es ser selectivos con nuestra indignación porque así no construimos nada, así no solucionamos nada, simplemente alimentamos la polarización y el odio que generan aquellas personas con dotes en el arte del doble discurso y el engaño.
Ah, y no vayan a pensar que si clasificamos al mundial de fútbol en las próximas semanas, nuestros problemas como sociedad se solucionarán.

Shares
PUBLICIDAD

Agencia de Marketing Digital  MKTDIG  
www.mktdigagencia.com / Cel. 951607154 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here