CONSTRUCTIVISMO EDUCATIVO EN ÉPOCA DE PANDEMIA

0
Compartidos

Allá por los años noventa llegó al Perú de España, con escala en Chile; una nueva propuesta que revolucionaría nuestra maltrecha educación. Se trataba del enfoque constructivista, el cual sepultaba al otrora predominante conductismo.

Los basamentos teóricos eran novedosos y provenían, además de agudos pensadores educativos y de estudios minuciosos. En las facultades de educación nos hacía leer, y debatir, volúmenes enteros de constructivismo. Piaget, Brunner, Ausebel, Vygotsky, y otros más. Realmente presentaban un modelo de educar que rompía con el aprendizaje por condicionamiento, y con el endiosamiento del profesor en el aula.

Entonces, llenos de entusiasmo salíamos a las escuelas a cambiar «el ship», como dice ahora la gente. Una vez en el ejercicio de nuestra carrera, capacitaciones y más capacitaciones sobre «constructivismo», y luego sobre el uso de las TICS, el otro gran cambio que nos pondría al nivel del Primer Mundo en educación.
Nos amanecíamos preparando nuestros papelotes, y demás material para llevarles a nuestros estudiantes. Ahora ellos eran los constructores de su propio aprendizaje, y nosotros pasábamos a ser meros intermediarios o facilitadores del proceso educativo.

Tres décadas después este modelo ha demostrado su inoperancia. No porque sea malo per se, sino porque simplemente fue trasplantado de otros países, sin ser adaptado a nuestra realidad. Como la mayoría de los cambios, se diseñó y aplicó desde el escritorio, sin considerar la opinión de quienes vivimos la realidad cotidiana de nuestro sistema educativo.

Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here