[ BILLY CRISANTO ] INICIO DE CLASES Y EL MITO DE LAS "HORAS EFECTIVAS"

0
213

Uno de los errores garrafales de nuestros «tecnócratas educativos» es pensar que calidad es sinónimo de cantidad, y que de esta última se realizará el salto automático a la primera. Las escuelas JEC son un ejemplo palmario de esto, y los resultados están demostrando hasta la saciedad que no basta incrementar el número de horas de clases para mejorar los aprendizajes.
A pesar de esta verdad del tamaño de una catedral, se continúa insistiendo en la consigna de cumplir las benditas horas efectivas de clases, no importando si los estudiantes y docentes se encuentran en condiciones positivas para el aprendizaje. Hoy tenemos a la vista una realidad irrefutable. En varias zonas del país y de Piura, las lluvias han afectado seriamente las instalaciones de las escuelas. Asimismo, el calor de la zona, de manera general en Piura, y de manera particular en Tambogrande, es insoportable. Aún así, existe una obsesión por iniciar las clases, el 11 de marzo, aunque los estudiantes y docentes trabajen en entornos anegados que se convierten en focos de insectos y de enfermedades subsecuentes.

Album 1

No images found

En este sentido, sería interesante que uno solo de los especialistas de Ugel se ubique como un estudiante más, entre la una y las tres de la tarde en un colegio JEC, verbigracia la IE 14146 de La Peñita. Que trate de aprender ahí, soportando el calor de los techos de calamina, rodeado de lagunas, y sentado en carpetas en mal estado…
Luego de experimentar en carne propia esta situación, estoy seguro que vería con ojos diferentes la realidad educacional de la zona, y lo pensaría dos veces antes de exigir el fiel cumplimiento de las benditas «horas efectivas». Sin embargo, no lo harán por esa actitud dogmática de seguir al pie de la letra las directivas que se dan desde un escritorio del Minedu, o del Gobierno Regional.
Sólo quienes conviven diariamente con este drama, conocen a plenitud cómo y cuándo se producen mejores aprendizajes, pero paradójicamente, son a quienes menos se les consulta al respecto, y lo que es peor, cuando defienden con firmeza sus convicciones se les «expectora» (vía evaluación de desempeño), del sistema porque se prefiere trabajar con docentes y directivos sumisos. Consecuentemente, pensamos que el día en que verdaderamente se escuche y respete la voz de aquellos que desde la praxis formulan propuestas en beneficio de calidad educativa, ese día la educación comenzará a mejorar

Shares