[ BILLY CRISANTO ] ¿CÓMO NOS ENCUENTRA EL BICENTENARIO?

0
Compartidos

Por: Billy Crisanto Seminario
Ya estamos en el Bicentenario de la Independencia, y todo indica que pasará desapercibido en cuanto a celebraciones. Ello no nos impide reflexionar sobre algunos aspectos como nación que nos impiden desarrollarnos sosteniblemente y acrecentar nuestra identidad de peruanos.
Definitivamente somos un país fragmentado. No sólo en lo geográfico o cultural, sino en lo económico y en lo político y esto último ha echado a perder todos los proyectos de unificar nuestro país. No nos engañemos, la pandemia sólo ha desnudado nuestras precariedades…
Aunque haya pasado mucho tiempo nuestro país se parece mucho al Perú de antes de la Guerra del Pacífico. Con una clase política, no sólo ineficiente y corrupta, sino totalmente dependiente de los grupos económicos. Es más, este individualismo ha sido alentado desde las propias instituciones del Estado. En efecto, el modelo neoliberal (que en la práctica sigue imperando) se basa en la competencia a ultranza, y no me extrañe que haya aún peruanos que sigan pensando que existe una «mano invisible» que regula el mercado y que pone las cosas en su sitio. En este sentido, nadie habla de las distorsiones del mercado como los monopolios, los oligopolios y los cárteles económicos, a pesar de que sus efectos los hemos sufrido directamente, por ejemplo con las farmacias, en esta época de la pandemia…
Y es que esos mismos grupos económicos anuncian en las cadenas de medios de comunicación que, de paso también constituyen otros monopolios. Entonces. ¿Cómo pedir que los peruanos estemos unidos? Que empujemos el carro en la misma dirección, si ahora mismo las empresas agro exportadoras explotan a sus trabajadores, aprovechándose de su necesidad de trabajo; y los trabajadores reaccionan quemando ambulancias…
Definitivamente, son muchas décadas, por un lado de postergación, y por el otro de bonanza (como en la época del guano de las islas), repartida entre esos mismos grupo económicos que invocan a la democracia, pero sólo en aquellos puntos que conviene a sus intereses…
Y qué decir de la educación, donde muchos aún se creen la frase de que los niños y los jóvenes «son el futuro del Perú», en el cual anida postergación y exclusión de un grupo tan imprescindible. Rápido olvidamos que, sin las marchas de esos jóvenes, hoy tendríamos a un presidente semi analfabeto y calculador…
Nuestro sistema educativo revela, y más en este tiempo de clases a distancia, que existen tres grupos que casi nunca confluyen en sus objetivos. Por un lado los expertos que recomiendan y recomiendan, por otro lado los tomadores de decisiones (autoridades) que sin el menor criterio se limitan a cumplir las normas al pie de la letra; y finalmente los maestros que tratan de navegar entre estas dos corrientes, fracasando en la mayoría de las veces. Y cómo si esto fuera poco, los mitos o medias verdades que confunden más. Se piensa que INNOVACIÓN es sinónimo de TECNOLOGÍA; que INTERNET es sinónimo de MODERNIDAD, y que PLANIFICACIÓN es sinónimo de cerros de DOCUMENTACIÓN. Y como siempre los grande perjudicados, nuestros estudiantes…
Es difícil no ser optimista en esta trascendental conmemoración del BICENTENARIO, No obstante, si no comenzamos por una reflexión crítica, nos resignaremos (infausta palabra) a celebrar más retrocesos que avances…
#Billy Crisanto Seminario
#Piura – Perú

Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here