- PUBLICIDAD 951607154 -
REGISTRARSE EN MEMBRESÍA PARA RECIBIR OFERTAS Y PROMOCIONES GRATIS

AGENDA DEL MES

junio, 2019

No Events

Compartir

FUENTE LA REPÚBLICA

El periodista César Hildebrandt sugirió al presidente Vizcarra mantenerse alerta porque, pese a la confianza otorgada por el Congreso, “el jaque mate sigue vigente”.

Pródigo en metáforas, César Hildebrandt comparó este viernes, en su columna en el semanario Hildebrandt en sus trece, que la confianza otorgada por el Congreso de la República al Ejecutivo respecto a la reforma política, representa solo el inicio de una nueva “batalla” que, consideró, solo depende del presidente Martín Vizcarra ganar.

“El jaque mate sigue vigente”, escribió el periodista en su columna semanal, titulada no sin pertinencia como “La segunda batalla”.

En su análisis, Hildebrandt estimó que la confianza obtenida por el premier Salvador del Solar se asemeja a un “armisticio” entre el Ejecutivo y el fujimorismo que, a su parecer, es similar al pactado entre Perú y Chile durante la Guerra del Pacífico.

“Ya sabemos en qué terminó todo eso”, culmina la comparación el periodista, aludiendo a la derrota peruana en 1884.

Sin embargo, en tanto a la coyuntura actual, Hildebrandt sostuvo que “de Vizcarra depende no rendirle un nuevo homenaje a la suicida ingenuidad” que aquel entonces protagonizó el presidente Piérola.

La prudencia en mantenerse alerta que, de cierto modo, sugiere Hildebrandt al Ejecutivo, de acuerdo a lo que señala en su columna, se condice que un aspecto que el Ejecutivo debe tomar en cuenta no obstante la confianza obtenida por el Congreso.

“Tienen un as en la manga. Y lo lleva Rosita Bartra, la hechizada. Y esa carta consiste en burlarse de Vizcarra, zurrarse en las reformas, capar al gato y lograr que nada cambie y que el próximo Congreso esté, otra vez, poblado por gentuza que dé dinero y esconda prontuarios”, escribió Hildebrandt.

En ese sentido, Hildebrandt advirtió al Ejecutivo que la propia Bartra señaló que las palabras “esencia” y “desnaturalización” no están en la Constitución. No obstante, para el periodista, “si el fujimorismo retuerce las reformas hasta hacerlas irreconocibles, el gobierno podrá disolver el Congreso”.

“Si, por presión de los moderados, la bancada de madame K decide respetar el núcleo duro de las propuestas gubernamentales, la derrota de los herederos del golpismo sórdido será plena”, sostuvo el periodista.

Por lo anterior, Hildebrandt cierra su texto considerando que ese escenario “significará en la práctica la renovación del Congreso sin necesidad de decretar su disolución”.

Compartir