- PUBLICIDAD 951607154 -
REGISTRARSE EN MEMBRESÍA PARA RECIBIR OFERTAS Y PROMOCIONES GRATIS

AGENDA DEL MES

junio, 2019

No Events

Compartir

Las piscinas de pelotas utilizadas para terapia física para niños, similares a las popularizadas en muchos restaurantes familiares, pueden contribuir a la transmisión de gérmenes entre pacientes, según una nueva investigación publicada en el American Journal of Infection Control (AJIC), la revista de la Asociación de Profesionales en el Control de Infecciones y Epidemiología.

La popularidad de las piscinas de bolas ha aumentado desde que los restaurantes comerciales tradicionales las instalaran para los niños a partir de la década de 1980, y a menudo se las encuentra contaminadas con suciedad visible, vómitos, heces u orina, lo que proporciona un ambiente permisivo para la contaminación.

Piscinas de bolas similares se usan también habitualmente en la terapia física pediátrica para proporcionar estimulación a los niños con discapacidades sensoriales o motoras. Según el estudio, pueden pasar días o incluso semanas entre limpiezas, lo que permite que los microorganismos se acumulen y crezcan a niveles capaces de causar infecciones en los niños.

INVESTIGACIÓN 

Expertos de la Universidad del Norte de Georgia estudiaron seis parques de bolas situados en clínicas de fisioterapia para pacientes hospitalizados o clínicas ambulatorias en el estado de Georgia, en Estados Unidos para comprobar si estas eran causantes de enfermedades.

Este estudio demostró que hay una importante colonización microbiana en las bolas que se testaron, incluidas ocho bacterias y una levadura causante de enfermedades. Esto significa que hay unas grandes posibilidades de que se transmitan estos organismos a los pacientes y una mayor posibilidad de infección, tal y como informa ABC.

Compartir