- PUBLICIDAD 951607154 -
REGISTRARSE EN MEMBRESÍA PARA RECIBIR OFERTAS Y PROMOCIONES GRATIS

AGENDA DEL MES

agosto, 2019

No Events

Compartir

Pavel Durov, el creador de Telegram, ha publicado una contundente misiva en su blog personal en la que arremete contra Whatsapp a raíz de la última polémica en la que se supo que los chats de distintos representantes de asociaciones en defensa de derechos humanos se encontraban hackeados.

Whatsapp convierte a cualquier teléfono en un espía”, asegura. “Las noticias no me sorprenden. El año pasado, Whatsapp tuvo que admitir que tan sólo hacía falta una videollamada para poder acceder a todos los datos del teléfono”, asegura.

“Cada vez que Whatsapp necesita arreglar una vulnerabilidad crítica en su aplicación, parece que una nueva emerge. Todos esos problemas de seguridad son muy apropiadas para la vigilancia y parecen funcionar como puertas traseras”, señala Durov.

Las puertas traseras, en jerga informática, son puntos de acceso que permitirían a empresas y gobiernos acceder al contenido de la información (chats, fotos, vídeos, etc) de los usuarios.

“A diferencia de Telegram, Whatsapp no tiene el código abierto y no este la opción de que los investigadores de seguridad puedan investigar donde se encuentran exactamente las puertas traseras en el código”, incide Durov y llega incluso a acusar a la popular app de mensajería, propiedad de Facebook desde hace años, de hacer “exactamente lo contrario” buscando que nadie pueda “estudiarles a conciencia”.

Asimismo, Durov apunta hacia los organismos de seguridad norteamericanos como un actor responsable de la existencia de estas puertas traseras que permitirían espiar a través de aplicaciones como Whatsapp. “No es fácil tener una app de comunicaciones seguras desde Estados Unidos. Durante la semana que mi equipo estuvo allí en 2016, tuvimos tres intentos de infiltración por parte del FBI”, se lamenta.

LOS PROBLEMAS DE SEGURIDAD EN WHATSAPP

Según Durov, Whatsapp presenta un largo historial de falta de falta de motivación a la hora de asegurar las conversaciones y, para ello, se remonta a los orígenes de la app.

“En 2012, Whatsapp enviaba mensajes en texto plano. Era de locos. No solo los gobiernos y los hackers podían acceder al contenido de los mensajes, también podrían hacerlo las empresas proveedoras de telefonía móvil y los administradores de las redes Wifi”, asegura.

Más adelante, Whatsapp comenzó a comunicar activamente sus esfuerzos en seguridad. Una serie de medidas que, para Durov, no es más que “un márketing brillante”.

“Whatsapp añadió algo de encriptación pero se trataba tan solo de una estrategia de márketing: la clave para desencriptar estos mensajes estaba en manos de numerosos gobiernos, incluyendo el ruso. Fue entonces cuando Telegram [la app de mensajería que Durov creó] comenzó a ganar popularidad y los fundadores de Whatsapp vendieron su compañía a Facebook afirmando que ‘la privacidad estaba en su AND'”, cuenta el ruso.

A continuación, Durov prosigue desgranado los problemas de seguridad que presenta Whatsapp, su principal competidor en el mercado de las apps de mensajería instantánea.

“Hace tres años Whastapp anunció que habían implementado un encriptado de extremo a extremo de forma que ‘ningún tercer pudiera acceder a los mensajes’. Esto coincidía con una agresiva campaña para que sus usuarios hiciesen un backup en la nube y no le contaban a sus usuarios que en esa copia de seguridad los mensajes no estaban protegidos por un encriptado de extremo a extremo y que podrían ser accesibles para los hackers y las agencias de seguridad del estado”, cuenta.

Durov llega a afirmar que “no ha existido un solo día en los 10 años de historia de Whatsapp en el que fuera segura y que el hecho de actualizar la versión movil de Whatsapp vaya a hacer que sea seguro para nadie ya que convertirse en un servicio orientado a la privacidad conllevaría un riesgo de perder mercados enteros y de tener un enfrentamiento con las autoridades en su país de origen. Algo para lo que no parecen estar preparados”, sostiene.

ATAQUE FRONTAL A FACEBOOK

Durov concluye su escrito sacando pecho sobre la innovación y seguridad de su aplicación a la que contrapone con Facebook. De hecho, se llega a mostrar especialmente duro contra la compañía fundada por Mark Zuckerberg al que acusa de copiarle las ideas.

“En casi 6 años de existencia Telegram no ha tenido ninguna gran filtración de datos o problema de seguridad a diferencia de lo que sucede con Whatsapp cada pocos meses”, afirma Durov. Además, defiende que en estos años no han compartido ningún dato con terceras personas mientras que “Facebook y Whatsapp han estado compartiendo todo con todo aquel que sostenía estar trabajando para el gobierno”.

“Pocas personas fuera de la comunicada de fans de Telegram se dan cuenta de que las nuevas prestaciones en los mensajes aparecen primero en Telegram y que Whatsapp las copia hasta el más mínimo detalle. Más recientemente hemos visto los intentos de Facebook de tomar prestada la filosofía de Telegram, con Zuckerberg hablando sobre la importancia de la privacidad y la velocidad, cintando prácticamente la descripción de la aplicación de Telegram palabra por palabra en su discurso en la conferencia F8”, cuenta Durov.

El fundador de Telegram se despide con ataque frontal a Facebook en el que predice el fin de la compañía de Silicon Valley: “La era de la codicia y la hipocresía terminará. Una era de libertad y privacidad empezará. Está mucho más cerca de lo que esperamos”.

Compartir
REGISTRARSE EN MEMBRESÍA PARA RECIBIR OFERTAS Y PROMOCIONES GRATIS