- PUBLICIDAD 951607154 -
REGISTRARSE EN MEMBRESÍA PARA RECIBIR OFERTAS Y PROMOCIONES GRATIS

AGENDA DEL MES

mayo, 2019

15mayAll Day23[ SALESIANOS ] NOVENA DE MARÍA AUXILIADORA

16may(may 16)4:00 pm22(may 22)8:00 pm[ Colegio de Periodistas ] Programa de capacitación

31may9:00 am11:00 am[ NORANDINO ] Inauguración de la primera planta de derivados de cacao especial en el norte del Perú.

Compartir

La Asociación Americana de Pediatría y otras como la canadiense y la japonesa recomiendan estos tiempos de uso de dispositivos móviles según edades:

Niños entre 3 y 5 años: 1 hora de tiempo máximo al día.
Niños entre 6 y 18 años: 2 horas de tiempo máximo al día.

¿Qué consecuencias tiene para nuestros hijos la exposición ante las distintas pantallas? ¿Cuánto tiempo deben usarlas al día? ¿Son todas iguales? A Dimitri Christakis, uno de los mayores estudiosos del mundo en esta materia, estos temas le preocupan por partida triple: como pediatra, como profesor y como padre de dos niños.

Christakis, director del Centro de Salud, Comportamiento y Desarrollo Infantil del Children Seattle Hospital (uno de los más prestigiosos del mundo) lleva años colaborando en numerosos estudios junto a la Academia Americana de Pediatría en los que se recomienda la reducción al máximo del consumo de televisión en niños menores de dos años.

Durante ese período de tiempo, el cerebro de los críos está en pleno desarrollo, multiplicando por tres su tamaño. Según Christakis, la exposición al vertiginoso ritmo que le ofrecen las pantallas les producirá una sensación de “lentitud” cuando se enfrenten al mundo real -que no gira a la misma velocidad que la televisión- y en muchos casos les creará problemas de aprendizaje y de déficit de atención.

La irrupción en los últimos años las pantallas táctiles ha despertado nuevas inquietudes en Christakis. Para el investigador, tabletas y smartphones cuentan con una gran diferencia respecto al televisor: la interactividad.

Mientras que la tele es para el niño una experiencia pasiva, en las ‘touch screens’ se produce un interesante efecto de “lo he hecho yo”. Según sus primeros estudios, todo parece indicar que esa capacidad de interactuar tendrá efectos diferentes sobre el desarrollo y la cognición del cerebro infantil.

Esto no quiere decir que su uso deba ser ilimitado. Ni mucho menos. La Academia Americana de Pediatría cuantifica el tiempo de ocio de calidad de los niños delante de las diferentes pantallas: media hora diaria para menores de 3 años, una hora para los niños entre 3 y 5, y dos como máximo para los chavales de entre 6 y 18 años.

Christakis va más allá y se atreve a añadir que, además de este “tiempo de conexión”, es importante atender al tiempo diario de nuestros hijos apartados de todas las pantallas. Es claro y concreto: al menos dos horas diarias de completa desconexión entre niño y dispositivo.

Compartir