Nuestra Piura para el Mundo.
Notas de Prensa DIARIO EL TIEMPO 1 de noviembre 2018.

LILIAN HOUGHTON HIDALGO
EDUCADORA

En el devenir de los pueblos, la cultura, es un proceso de transformación social presente desde tiempos históricos, visto como manifestación que identifica una sociedad y su correspondiente comunicación entre el hombre y su entorno. Por otra parte, permite un acercamiento con nosotros mismos para reconocernos y saber cuál es nuestro origen, es decir, quiénes somos. Es esta una acertada definición de cultura a tener muy presente y desde la cual varios sectores de nuestra sociedad deberíamos trabajar en bien del progreso de nuestra región y de este modo contribuir en el cambio profundo que debe tener las estructuras que edifican nuestro país.
En la sociedad moderna, se puede observar como el hombre poco a poco se ha ido deshumanizando cambiando a la sociedad en un medio de consumo mercantilista donde la moral de cada individuo ha quedado atrás.
Aun así, no es que las tecnologías tengan perspectiva positiva o negativa, el hecho ocurre cuando no se la da el debido uso, es decir, cuando lo tecnológico no es utilizado como medio eficaz para transformar y resolver situaciones inmediatas o futuras, sino que se convierten en mecanismos que revolucionan una sociedad y la condiciona a una situación artificial, es allí donde nace un llamado al cambio de conciencia y perdida de los valores culturales. Por ello es de suma urgencia la inmersión en el paisaje, la cercanía a lo natural, la familiaridad minuciosa con los pormenores del medio ambiente, el entretejimiento finamente hilado de lo humanamente creado y lo creado por Dios.
Insistimos desde esta línea en trabajar por la inserción de patrones culturales desde las familias y escuelas, formando para el reconocimiento y la interpretación del entorno social remitiéndonos al campo de la cultura.
Somos conscientes que la verdadera esencia está en la naturaleza misma, que no es lo mismo leer un libro sentado bajo el cobijo de un árbol que leer un libro digitalizado, esto quiere decir, que muchas veces olvidamos que la idiosincrasia de un pueblo se construye desde la sensibilidad del hombre y no en las cosas superfluas y vacías de la vida.

Comentarios
COMPARTIR