[AVISO POLÍTICO CONTRATADO]

La gestión electrónica de los comprobantes de pago electrónicos elimina costes de impresión, papel, franqueo y de manipulación. Además, al automatizar los procesos, se requiere menos mano de obra, que se puede dedicar a otras tareas más productivas.

Desde la primera implantación de la factura electrónica en 2014 hasta hoy, en Perú se han emitido 278.6706.250 comprobantes de pago electrónicos; cuya gestión automatizada ha permitido a las empresas e instituciones peruanas un ahorro de 29.900.959.798,78 soles en los diferentes procesos de gestión de estos documentos y unos ahorros totales de 1.672.024 de horas de trabajo.

Más allá de su eficacia en la lucha contra el fraude -afirma Alberto Redondo, director de Marketing de SERES para Iberia y LATAM- la factura electrónica aporta multitud de beneficios y ventajas a las empresas, como la automatización de los procesos, la reducción de costes y la mayor visibilidad financiera”.

La gestión electrónica de los comprobantes de pago elimina costes de impresión, papel (factura y sobre), franqueo y manipulación, que son evidentes. Además, al automatizar los procesos, se requiere menos mano de obra; que se puede dedicar a otras tareas más productivas. A todo ello se suma la eliminación de errores derivados del tratamiento manual, la reducción de los plazos de pago/cobro, la mejora de la tesorería y la opción de nuevas posibilidades de financiación basada en la aceptación de los pagos por los clientes.

Según un estudio realizado por SERES, con la factura electrónica los costes medios por factura se reducen drásticamente pasando de aproximadamente:

  • En emisión: 16,14 soles en papel a 5,95 soles en formato electrónico.
  • En recepción: 26,19 soles en papel a 8,23 soles en formato electrónico.

La SUNAT espera finalizar el año con más de 230.000 empresas obligadas a facturar electrónicamente. A ellas se sumarán las empresas autorizadas. Actualmente, a fecha del 7 de junio, hay 279.950 empresas en Perú, entre obligadas y voluntarias, que utilizan comprobantes de pago electrónicos.

Estos datos confirman una vez más la buena marcha de la factura electrónica en Perú y su buena acogida entre las empresas, ya que se han sumado al sistema no sólo los contribuyentes obligados a utilizar los comprobantes de pago electrónicos, sino también otras muchas empresas que han decidido incorporarse voluntariamente a esta transformación digital. “Está claro que las empresas peruanas -señala Alberto Redondo- han entendido que el formato electrónico aporta múltiples beneficios a sus negocios y les ayuda a mejorar su competitividad. A estos dos colectivos hay que añadir otro grupo muy importante de empresas que están adoptado la factura electrónica para mejorar la relación con clientes y/o proveedores que ya la utilizan”.

Desde que en 2014 la SUNAT comenzara con su masificación de la factura electrónica, su evolución y crecimiento de uso ha ido en aumento año tras año. Si en 2014 se alcanzaba la cifra de casi 7 mil empresas que emitieron 15 millones de facturas electrónicas, según datos de la SUNAT, a finales de 2017 esta cifra ya era mayor de 100.000 mil empresas autorizadas y más de 188 millones de facturas emitidas.

De acuerdo con los planes y objetivos marcados por la SUNAT, está previsto que en el año 2020 todas las empresas del país facturen electrónicamente. En ese sentido, se espera que este año se incorporen gradualmente más de 102 mil contribuyentes obligados nuevos. Entre ellos figuran los llamados a la obligatoriedad a partir del pasado mes de enero, que suman más de 21.000 Principales Contribuyentes Nacionales y Regionales, así como agentes de percepción y retención. En abril se incluyó otro grupo formado por los nuevos inscritos al RUC en 2018, y este mes de mayo se han unido las empresas exportadoras que, con fecha 31 de diciembre de 2016, tenían ingresos iguales a superiores a los  75 UIT, además de los proveedores del Estado y los inscritos en el registro de Insumos Químicos y Bienes Fiscalizados.

Comentarios
COMPARTIR