- PUBLICIDAD 951607154 -

[ VENTA ] 🚗 Frontier, año 2013, doble tracción 4×4 , doble cabina, motor petrolero 2.5, aire acondicionado, llantas nuevas, aros de aleación.📞 951607154

✅ Ir a :https://tinyurl.com/y3rwketk

Compartir

11520_10152130863762088_1113290465_nPor: Billy Crisanto Seminario

Esta semana, intentando adelantarme a las matrículas y consiguientes listas escolares, le hice saber el problema a un congresista por Piura. Entre otras cosas, le expliqué que la situación se agudiza en los colegios privados del nivel inicial. Me refiero, claro está, al enorme negocio de las editoriales. Éstas, confabuladas con promotores, directores y docentes, año tras año (y a pesar de las protestas), venden libros a precios sobrevaluados. Le sugerí (al congresista) una iniciativa de ley que reglamente que los padres tengan el derecho de obtener dichos libros de otras formas, como por ejemplo, fotocopiados. Así mismo que se obligue a los colegios a que elaboren el material de trabajo de los niños, pues es labor de los docentes, toda vez que la argucia que obliga a los padres a comprarlos cada año es que los mismos libros traen dicho material desglosable, lo cual los convierte en descartables.

Recuerdo mis primeros estudios primarios en un colegio “fiscal” en el campo. Aún no existía el nivel Inicial (o no lo conocíamos). De frente entrábamos a Primer Grado que entonces se llamaba Transición. Aprendíamos a leer en el famoso “Coquito”. En los siguientes grados el libro cambiaba, pero lo bueno era que éste pasaba del hermano mayor al menor, y además su precio en ningún caso, superaba los veinte soles actuales. Hoy sólo el libro que utilizan los niños de Inicial, en la mayoría de colegios privados, no baja de los doscientos soles, y a pesar de su elevado costo, no puede pasar al hermano menor por su carácter descartable. En efecto, el niño va trabajando en las mismas hojas de éste, las cuales se van desglosando y archivando. En otras palabras el libro pierde su naturaleza de material de consulta, para convertirse en cuaderno de trabajo.

Sería mezquino desconocer los actuales avances en pedagogía, en didáctica, o en tecnología educativa, pero el elevadísimo costo de los libros, sólo se explica por las “comisiones” que reciben los directores, promotores, y docentes de colegios particulares. Cada año los intentos del Indecopi por sancionar a las editoriales, sólo quedan en buenas intenciones. Todo indica que los poderosos lobbies de las editoriales traban cualquier intento de legislar de manera eficaz en contra de este bien montado negocio.

Sin embargo, más o igual de preocupante, es la inacción de buena parte de los padres respecto a este abuso. Mucha de esta pasividad surge de una creencia distorsionada del mercado. Equivocadamente se asume que alto costo es sinónimo de calidad – igual sucede con las pensiones escolares -, cuando es todo lo contrario. Existe un círculo virtuoso que se explica de la siguiente manera. Para que el mercado genere calidad es fundamental que exista competencia. Es decir que la oferta sea vasta y variada, lo cual inexorablemente hará bajar los precios, que a su vez atraerá nuevos consumidores. Esto no parece estar sucediendo con las editoriales donde la concertación de precios de unas cuantas (que son las más poderosas) es evidente. Si los consumidores nacionales tuvieran el nivel de convocatoria y de organización que tienen en otros países podrían neutralizar y hasta desbaratar estas arbitrariedades.

No obstante, hay que reconocer que las cosas no son tan sencillas. Por lo pronto, los colegios (los que son parte del negocio), encontrarán el pretexto para negarle la matrícula al hijo del padre de familia que denuncia estas infracciones. De otro lado, muchos medios de comunicación masiva tienen fuertes ingresos por avisaje proveniente de estas grandes empresas, los cuales no pondrían en peligro acogiendo alguna denuncia contra ellos. Ante esta realidad lo único que queda es inculcar la cultura del consumidor directamente a los padres de familia en cuanto evento sea posible y demandar del Estado una acción más eficaz contra estas reincidentes irregularidades.

Compartir